EN LA COMUNICACION CANINA OLFATIVA, EL TAMAÑO PUEDE IMPORTAR - La Brújula Canina