Los "muchos" líderes de la manada: consensuar mejor que imponer. - La Brújula Canina